Home

Carta abierta en respuesta al artículo del periódico EL PAIS del 9.10.14 sobre lo sucedido el 8 de octubre de 2014 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, Campus de Somosaguas.

Esta carta ha sido enviada a todos los principales medios españoles y no ha sido publicada ni en El País, ni en ningún otro medio de comunicación, por lo que nos consta. Sin embargo El País presta sus paginas para publicar las cartas abiertas de los representantes de partidos nazi, incluso reconocidos como tales por la UE y personas de ideología abiertamente fascista. Creo que es la hora para que nos preocupemos todos. La libertad de expresión en España pasa a ser un mito.

 

La verdad, como una bebida amarga

de sabor desagradable, que cura la salud”.

La Rochefoucauld

Carta abierta en respuesta al artículo del periódico EL PAIS del 9.10.14 sobre lo sucedido el 8 de octubre de 2014 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, Campus de Somosaguas.

Estimada Redacción!

El 9 de octubre, en las páginas de su periódico ha sido publicado el artículo “Ucrania tacha de “propaganda rusa” un ciclo cultural en la Complutense, así como la carta a la redacción del periódico del Embajador de Ucrania en España Serhii Pohoreltsev «La verdad está a nuestro lado, que se refería al incidente que ocurrió el 8 de octubre de 2014 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, Campus de Somosaguas.

Recordaré brevemente que el 8 de octubre, un grupo de nacionalistas ucranianos intentaron impedir mi intervención en horario lectivo dentro del marco de un acto académico, con el testimonio sobre lo que está sucediendo en Ucrania. Han sido expulsados por los estudiantes, que han echado a los infractores de la legalidad y el orden con los eslóganes: “Fascistas fuera de la Universidad”.

Como todo lo que ha sucedido tiene directa relación con mi persona, con mi país Ucrania, del que soy ciudadano, así como con el futuro de Europa, ruego me permitan compartir con ustedes algunas impresiones.

La tesis principal del señor Embajador que les concedió la entrevista, y del líder del partido ultranacionalista “Svoboda” Ivan Vovk, es que todos los actos dedicados al problema de Ucrania, que se realizarán en la universidad del 7 a 23 de octubre (exposiciones fotográficas “La tragedia de Odessa” y “La catástrofe humanitaria en el sureste de Ucrania”) es “propaganda rusa, dirigida a desacreditar y provocar el debilitamiento de Ucrania”.

La carta del Sr. Pohoreltsev es muy sintomática. En Ucrania ya hace tiempo no es usual debatir sobre problemas internos. De todos los males se suele culpar a los factores externos. La imagen del enemigo externo se usa como una cortina de humo muy cómoda, que permite a un pequeño grupo de oligarcas, que tomaron el poder, seguir enriqueciéndose, culpando a los míticos agentes de influencia exterior tanto de los problemas en el ejército, como de los problemas en la esfera energética, e incluso en agricultura. Cualquier intento de averiguar lo que realmente está sucediendo en el país está siendo bloqueado. A los que se atreven a hacer preguntas incómodas al poder se les pone una etiqueta de traidor de los intereses nacionales, y se le echan encima los medios controlados por el gobierno, incluso usando la violencia.

Precisamente este modelo de conducta es lo que hemos observado el 8 de octubre en la universidad española. Porque nadie impedía a los protegidos del Embajador de Ucrania escuchar mi conferencia sobre la tragedia de Odessa del 2 de mayo de 2014, y en el transcurso del posterior debate hacer preguntas públicamente para demostrar lo que es incorrecto en mi declaración. La esencia está en que el Sr. Pohoreltsev no tiene respuesta a la pregunta ¿por qué la gente que participó en la masacre de 48 personas inocentes siguen encontrándose en libertad? ¿Por qué las bombas caen sobre las cabezas de ciudadanos civiles y pacíficos en Donbass? ¿Por qué no se hace una investigación de los asesinatos de los ciudadanos en Maidan? ¿Por qué se roba todo el dinero que se da para la manutención del ejército? ¿Por qué la gasolina para el ejército se compra a través de las empresas afiliadas a los oligarcas que están en el poder por unos precios que en varias veces superan los del mercado? ¿Quién responderá por los asesinatos masivos de la población civil de Donetsk y Lugansk? ¿Qué hacer con las formaciones armadas ilegales y como evitar el aumento de posesión de armas entre la población del país?

El diplomático de alto rango de la Embajada ucraniana no tiene respuestas a estas preguntas. Por esto, de entre todas las opciones posibles, los partidarios del régimen actual eligen el lenguaje de violencia que les ha servido muy bien durante el “diálogo” con los ciudadanos de Odessa, de Mariupol y del Donbass. Es un idioma de cobardes, que esconden sus caras bajo las máscaras, lengua de criminales, armados con bates y napalm, lenguaje de ilegalidad, que esconde su esencia animal bajo la cortina de palabras sobre la democracia, libertad y respeto de los valores democráticos.

Sr Embajador en su carta ha expresado su especial preocupación sobre la tesis del “fascismo que vuelve a cobrar fuerza en Ucrania”. En su opinión es un mito, que se difunde por los enemigos exteriores, que se usa para luchar contra el pueblo ucraniano.

Y ¿cómo en el idioma humano se puede llamar a aquellos, que remataban con palos a los quemados y heridos, a la gente que caían por las ventanas salvándose del fuego en la Casa de los Sindicatos? ¿Cómo se puede llamar a aquellos que entraron a la fuerza a los edificios oficiales, dando palizas a los funcionarios y después les regaban con agua en invierno con temperaturas bajo cero? ¿Cómo llamar a aquellos partidarios del “Sector Derecho” que apalean hasta medio matar a la gente sólo por llevar la cinta que simboliza el desacuerdo con el nuevo régimen en Kiev? ¿Quiénes son aquellos que fusilaban por centenares a los ciudadanos pacíficos de Donbass, a los que empiezan a encontrar ahora en las fosas comunes? ¿Quién puede llamar a parte de los ucranianos “infrahumanos”, sólo porque ellos no han aceptado el poder instalado como consecuencia de un golpe de estado?

Y aquí tiene un ejemplo concreto. Las personas que intentaron impedir mi conferencia en la universidad son activistas de las estructuras ultra nacionalistas ucranianas “Tridente” y partido “Svoboda”. A este acto ellos han llegado en un coche con matrícula diplomática de la embajada ucraniana, y se han ido también en este mismo vehículo.

Considero mi deber llevar hasta su conocimiento, así como hasta el conocimiento del lector, que el Parlamento Europeo ya hace tiempo se había pronunciado al respecto de este partido, aprobando la resolución del 13 de diciembre de 2012 sobre la situación en Ucrania2012/2889 (RSP) ), que en el punto 8 que dice literalmente:

El Parlamento Europeo «Muestra su preocupación por el auge del sentimiento nacionalista en Ucrania, reflejado en el apoyo al Partido Svoboda, que, a consecuencia de dicho auge, es uno de los dos nuevos partidos que han entrado a la Rada Suprema;

recuerda que las opiniones racistas, antisemitas y xenófobas son contrarias a los valores y principios fundamentales de la UE y, por tanto, hace un llamamiento a los partidos democráticos presentes en la Rada Suprema para que no se asocien ni coaliguen con ese partido ni lo respalden.»

Ahora, como vemos, la Embajada ucraniana sirve a los radicales o los usa para la intimidación de los oponentes.

Hoy en mi país están sucediendo procesos muy importantes, los que a mi juicio pueden tener influencia directa sobre los procesos históricos a escala mundial. Nosotros vemos cómo el fuego del nacionalismo que ahora está devorando a Ucrania, quema hasta las cenizas a todas las conquistas de la humanidad, anula todos los avances de la época de la ilustración y el humanismo. El hermano se levanta contra su hermano, el vecino mata al vecino. Ucrania se convierte de un país en un laboratorio de la experimentación sobre los humanos. Europa tiene derecho a saber toda la verdad sobre el apocalipsis ucraniano, por terrible que sea.

Aquí yo quería otra vez repetir la frase de La Rochefoucauld, que he citado en el epígrafe La verdad, como una bebida amarga de sabor desagradable, que cura la salud”.

Les invitamos a asistir a nuestras Jornadas para ver con sus propios ojos los documentos fotográficos de la catástrofe que se está desarrollando en Ucrania. Y si Ud. tiene otro punto de vista estamos preparados para escucharles y hablar sobre ello.

Atentamente,

Serg Markel

Un patriota de Ucrania

Madrid 10.10.14

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s