Home

Un riñón «VIVO», extraída a una persona viva, es mucho mas valiosa, que el riñón de un muerto…

Júzguenlo Ud. mismo… Pero no estaría demás hacer una investigación sobre el tema. No es la primera vez que sale a la luz publica información sobre la implicación de altos cargos del gobierno Ucraniano en el criminal trafico de órganos humanos “vivos”.

Quiero contar lo que me pasó en Ucrania hace poco tiempo. Probablemente mi historia ayudará a otros salir del infierno, al que ellos mismos se han metido.

Todo empezaba bien_ cuando yo en 2009 llegué a estudiar a América. Yo recibía una beca, mi familia podía pagar mi estancia y otros gastos. Después de acabar el bachiller en 2013 yo quería entrar en una de las escuelas de medicina, esta era la voluntad de Allah, he suspendido el examen al Pre-Med. En este momento empezaron los disturbios en Siria, el negocio de mis padres estaba en peligro. Y ellos ya no me podían ayudar con finanzas. Yo solo tenia que aguantar un año para volver a examinarse para recibir la beca, y empecé a busca trabajo.

Con el trabajo han surgido problemas, porque yo no tenia visado de trabajo. Según las reglas yo tenia que abandonar el país hasta el final de 2013, cuando acababa mi visado de estudiante. Tenia que tomar la decisión. En agosto, durante mi visita al servicio de migración se me acercó una persona y propuso discutir la posibilidad de obtener un trabajo con buen sueldo y posterior obtención del visado de trabajo. Hemos salido a la calle y paseamos hasta el parque. Me han propuesto ir a otro país en calidad de fuerzas de paz. Esta gente necesitaba médicos, entre ello cirujanos-trasplantologos. Yo enseguida dije, que no puedo hacerlo abiertamente y empecé a dudar que puedo hacerlo, teniendo en cuenta que solo tengo estudios por el programa Pre-Med realizado. Me han respondido, que es un encargo interno del gobierno y que en el caso de colaboración me harán la documentación necesaria. A parte de esto, en el tiempo del trabajo en otro país yo tendré estudios profesionales de 3 meses antes de partir. Después de la prueba yo tendré una cantidad en mi cuenta bancaria y un visado de trabajo.

Yo podré empezar a trabajar y pagar mis estudios. Cuando en el 2013 yo he tomado la decisión de ir a Ucrania, yo quería comprobar todo esto personalmente. Y por supuesto me preocupaban las circunstancias. Sobre todo aquello, que durante mis estudios yo ya había ido a Ucrania una ves, a Kiev. Esto era un viaje de intercambio de estudiantes con Universidades de Kiev. Yo desde pequeño se un poco de ruso, y para mi no era tan difícil la comunicación.

He estudiado ruso en mis años de colegio en mi país, en Siria. Mi tía era profesora en un colegio ruso. Por esto, cuando en el tercer curso nos han ofrecido elegir un país para el viaje yo he elegido Ucrania. Era cómodo para mi.

Empezaron problemas de entendimiento con mi familia. Ellos vieron con mucha desconfianza el tema de trasplantes, me culpaban de amoralidad. Por esto, aquello lo que realmente yo hacia en Ucrania no sabia nadie.

Mi familia pensaba que yo he ido como un médico normal, en las filas de fuerzas de paz para mantener la paz en Ucrania. En las noticias decían lo mismo. Yo ya entonces entendía, que el trasplante de órganos son métodos ya probados y operaciones estandarizadas. La técnica de realización de estas operaciones no es un secreto. Ahora en todo el mundo hay un enorme déficit de donantes de órganos. Por esto el trasplante tiene desarrollo y financiación, no siempre legal. Por esto quedan muchas dudas ético-morales. Esto es la dificultad de nuestro trabajo, negociar con la propia conciencia. Todo lo demás ya está decidido por los avariciosos funcionarios y militares. En muchos países el poder está al tanto de estas cosas. Por esta razón nos prometieron el apoyo y garantías de seguridad en otros países. Nos dieron la documentación que acreditaba que somos periodistas. Esto era un carne internacional de prensa a mi nombre. Tal y como me prometieron antes del viaje hemos realizado un curso de preparación especial y estábamos listos para la partida. Tenia que haber sido un año de trabajo en otro país, después la vuelta a EEUU. A una nueva vida.

Nos han colocado en un piso cerca de la embajada de EEUU. Una ves a la semana nos visitaban personas extrañas con ropa sencilla. Escuchábamos lengua ucraniana e ingles. Nos han explicado, que pronto vamos a realizar operaciones de extracción de órganos para posterior cura de personas muy enfermas. Cuales exactamente no especificaban. Nosotros pensábamos que pueden ser soldados o ciudadanos de Ucrania, que nuestra ayuda hace falta para la vida de la gente. Cada semana salíamos afueras de la ciudad. Allí había un pequeño edificio, una clínica privada. Sin rotulo. Nos llevaban hasta la entrada, acompañados de seguridad rápidamente llegábamos al centro del edificio. Allí todo estaba pintado de color verde, como en un operatorio. En esta casa nosotros hacíamos operaciones. Por turnos. A veces dormíamos allí. Teníamos habitaciones como en hostales baratos. Como los soldados, camas de dos pisos. Así era hasta principios de mayo.

El 1 de mayo nos despertaron por la mañana temprano, el oficial ha leído lista de dos partes. A todos nosotros nos separaron en dos grupos y ordenaron recoger nuestras cosas. Teníamos que salir a una operación urgente. Como después se supo a Odessa. Salimos de Kiev por la tarde y ya por la noche estuvimos en Odessa. Allí con antelación estaban preparados dos complejos móviles para la realización de operaciones en situaciones extremas. Estas situaciones eran desastres naturales o guerras. Pero en las calles de la ciudad todo estaba tranquilo y no había razones visibles para esta preparación de la ciudad. Nuestro grupo de médicos se situó afuera de la ciudad, a otro grupo llevaron al centro.
El 2 de mayo a todos nos levantaron por la mañana y han dicho que estemos preparados para la recepción de órganos y su preparación para su transporte posterior a otro lugar. Nuestro grupo fuera de la ciudad tenia que decepcionar los boxes del primer grupo del centro de la ciudad y prepararlos para un largo viaje. Durante todo este día trabajábamos como condenados, bajo los fusiles y gritos de los militares. Empezamos a temer por nuestras vidas y muy serias sospechas de lo que está pasando en realidad. En un día mis ojos han visto tantos órganos, como no he visto en todo el tiempo de aprendizaje de la cirugía.

De donde los traían, y por qué tantos en un solo día? Nosotros no podíamos mirar noticias de la ciudad en el tiempo de trabajo, pero por la noche alguien de los colegas dijo que en la ciudad hay matanza. ¿Guerra? Nosotros no teníamos una explicación correcta, pero entendíamos que está pasando algo anormal. Todo sucedía tan rápido, todos tenían prisa a recoger cuantos mas órganos posible. Recoger y llevárselos.

La extracción del riñón de un cadáver para su posterior trasplante solo es aceptable en las siguientes condiciones: solo antes de que pasen 30 minutos después de la determinación segura de la muerte biológica, que se ha producido a pesar de haber realizado de todo el protocolo de medidas de reanimación y reconocimiento de inutilidad de posteriores medidas de reanimación.
Evidente, que todos tenían prisa de hacerlo, a todos nosotros nos metían prisa, bajo los fusiles. También el primer grupo en el centro de ciudad, los “proveedores”, tenían prisa, porque un riñón “vivo”, extirpada a una persona viva es material mucho mas valioso que la extraída a un muerto. La corteza cerebral muere en 3-4 minutos después de la muerte de una persona, los riñones guardan la capacidad para “vivir” durante 30 minutos. Cuanto antes los extirpan y conservan, valen mejor para el trasplante. En ideal, mientras el corazón aun palpita. A nosotros en forma dura se nos obligaba por los militares la “caza” de riñones “vivos”. Preparan el lugar del corte, desinfectan con yodo u otro desinfectante el pecho, la tripa y la ingle. Las manos llevan hacia arriba y las atan con una venda. Después hacen un corte en forma de cruz en la tripa del donante y después según el procedimiento se extraen los órganos.

Después de los acontecimientos de Odessa, yo entendí que todo no es como nos lo prometieron. Nos dijeron que trabajaríamos como médicos en el campo, en realidad resultó que no somos médicos, sino patalogo-anatomos. Nosotros teníamos que abrir los cadáveres de los soldados y civiles muertos.

Entonces, en Odessa, el 2 de mayo oímos por primera ves el nombre de alguna persona importante para los militares – Nalyvaichenko. Durante la carga al coche de los boxes con los órganos dos soldados han volcado el carrito, y el oficial mucho tiempo los pegó con los pies y gritaba, que si vosotros estropeáis a menos un box, yo personalmente vuestros riñones regalaré a Nalivaichenko.

El 3 de mayo temprano por la mañana llegamos a alguna ciudad o a un pueblo grande. Dentro de un día nuestro cortejo de tres turismos siguió adelante. Esto era después de Odessa. Después había Slavyansk, Kramatorsk. Nos movíamos entre las ciudades por las noches. Y todo el tiempo nosotros hacíamos lo mismo: cada día trabajábamos como los esclavos de Frankenstein, cortábamos y sacábamos los órganos. Era cuerpos de soldados. Directamente en las calles de las ciudades y pueblos, cada día teníamos las matos hasta los codos de sangre. Esto en realidad era el infierno. Desde la mañana hasta la noche cuerpos destrozados, retorcimientos de horror en las caras de hombres y mujeres.

Así nos llevaban no solo los cuerpos de soldados caídos en el campo de batalla. Nos traían cuerpos totalmente limpios y cuidados. Con un agujero redondo. Mas a menudo en la cabeza Yo pensé que es lo mas horrible que puede ver un médico. Pero por delante nos esperaba el verdadero horror. Nos convertimos en parte de maquina transportadora de extracción y transporte de órganos humanos. Y yo he sido parte de esta maquina infernal.

Cuando nos trajeron a Donetsk la situación era aun mas horrible. Ahora nos pedían cumplir “la norma”. Cada día nos daban una lista de aquello, que teníamos encontrar en las calles de la ciudad, que se estaba quemando. En esta lista había niños y mujeres embarazadas. Aquellos que se negaba a cumplir esta “norma” pegaban y amenazaban que ellos mismos se convertirán en donantes.
En el primer grupo en una semana han desaparecido dos personas. No han vuelto de la ciudad. Esto es lo que nos han dicho.

En Donetsk nos llevaron al “laboratorio de trasplante de órganos vitales”. En realidad esto era un horrible espacio con superficie de 20 metros cuadrados. Estaba en el sótano de algún edificio. Nos mostraron un equipo de amoniaco y un armario metálico con sustancias e instrumentos. En el sótano había poca luz, humedad, frío. Andábamos por unas tablas en el suelo, bajo las cuales había agua sucia. En nuestra disposición había tres mesas de operaciones de madera. Se veía que las han hecho antes de nuestra llegada. Operábamos bajo la iluminación de lamparas normales. No había ningunos equipos. Todo el tiempo hace ruido y humo generador de diésel. Sobre las ventanas del sótano del «laboratorio» continuamente pasaba maquinaria pesada y se oían disparos y explosiones. Nos vigilaban 4 personas con fusiles. En nuestro sótano funcionaba un verdadero banco biológico de órganos vivos. En este sótano hemos vivido todo el verano. Trabajábamos y dormíamos entre las llegadas de los militares. Después salíamos en misiones e íbamos detrás de la espalda de los militares. Limpiábamos el campo de batalla.

En agosto hemos conseguido escapar de este infierno. Volvíamos a la ciudad de un pueblo, donde fuimos por los órganos nuevos. En nuestro coche había 5 personas. El conductor, dos guardias y nosotros, dos cirujanos. El coche volvía de la misión. En los boxes había órganos. 12 boxes. Nos hemos acercado a un puesto de control que hace poco era “nuestro”. Como resultó, lo han tomado otras unidades militares. Esto lo hemos entendido, cuando a nuestro encuentro saló un coche y empezó a señalizar con los faros. Nuestro conductor fue el primero que se dio cuenta que pasa, intentó dar la vuelta directamente en la carretera. Empezó un tiroteo. Nuestro coche fue tocado, hemos parado al lado del bosque y queríamos correr hacia él.

Pero los guardias ordenaron que nos llevemos todos los 12 boxes. Yo recibí de nuevo amenazas, como las sentí en Odessa, sobre las explicaciones especiales, de que nosotros mismos seremos los donantes de todos los órganos si la mercansilla no será entregada. Que Nalyvaichenko y sus mercenarios nos encontrarán ya en una hora, y que estaremos muertos en el mismo sitio si intentamos escapar.
Hemos cogido los 12 boxes y empezamos a correr hacia los arbustos. Empezó un verdadero tiroteo y explosiones junto a nosotros. Después no lo recuerdo muy bien, porque nos cubrió una explosión y cuando recobré la conciencia ya era de noche y los boxes ya no estaban. Yo salí a la carretera con las manos en alto. En mis manos estaba el documento de prensa. Aquel, que según nuestros empleadores nos garantizaba la seguridad en un país extranjero. Pero nos hablaban sobre el tiempo de paz. Y aquí había guerra.

Yo no tenia otra salida en estas circunstancias. Iba al encuentro con lo desconocido. Toda mi esperanza estaba puesta en mi leyenda de periodista. Me interrogaron en el puesto de seguridad. He dicho que me secuestraron aquella gente y tenían preso ya segundo mes. Después me mandaron a Donetsk, donde entregaron a la gente de servicios secretos o policía, no lo puedo decir con seguridad. No sé que uniforme era este, es desconocida para mi y no tenia signos de distinción. Después de dos días de interrogatorios me metieron a una cámara con otro periodista. El resultó ser de verdad y ya hace un mes que estaba en Donetsk.

Dentro de tres días nos entregaron a una organización internacional. Así empezó mi largo y difícil camino a casa. Ahora estoy en un lugar seguro. Espero que muchos de los chicos que trabajaron conmigo también. Pero todos nosotros recordaremos esta guerra, inhumana y cruel. Aquella que para siempre ha cambiado nuestras vidas. A veces Allah rompe nuestro espíritu para salvar nuestras almas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s